4 formas sencillas de cuidar el medio ambiente

Puede resultar vertiginoso el avance de la tecnología en el que nos vemos envueltos día a día, afectando inevitablemente nuestra forma de vida, de relacionarnos y el contexto en el que nos desarrollamos. El medio ambiente no es ajeno a esto y así cómo a nosotros nos toca atravesar por cambios constantes, el ecosistema se ve en la misma necesidad.

Ante este planteo sería importante reflexionar sobre la manera en que nos relacionamos con el ambiente, el uso y abuso que damos a los recursos naturales con los que contamos, así como el grado de consciencia que tenemos respecto al cuidado que deberíamos tener.

Con sencillas acciones podemos contribuir a amortizar el daño ocasionado al ambiente:

Elegir alimentos de temporada y preferentemente agroecológicos. Los alimentos producidos en temporada requieren de menos energía, además obtenidos en su época suelen ser más naturales y económicos. Si apostas por las opciones agroecológicas probablemente consigas un mejor precio, generalmente son más sabrosos y nutritivos y además aportas a la economía de los pequeños productores nacionales.

Recicla. Reutilizar los frascos de vidrios, disminuir el consumo de envases de plásticos y darles otro uso a los que ya tenés. Guardar las bolsas del supermercado para volver a usarlas. Reciclar es una de las más sencillas formas de luchar contra el calentamiento global, reduciendo tu producción de basura estas evitando que se genere una mayor contaminación.

Además otra opción es llevar bolsas de tela al supermercado así no acumulas una excesiva cantidad de las de plástico.

Aprovecha la energía solar. Hoy en día existen tecnologías que basan su funcionamiento en aprovechamiento de la energía solar, en lugar de baterías o pilas, desde cargadores para Smartphone hasta automóviles, pero sin que sea estrictamente necesario acceder a estas, disminuyendo el  uso de energía eléctrica en tu casa ya estás aportando. Desenchufa tus aparatos electrónicos cuando no los necesites, aprovecha las horas del día para usar luz natural y no artificial. Con esas acciones estás ayudando a una reducción del consumo energético.

La heladera es uno de los aparatos que más consume energía, por eso existen tips para reducir el mismo al mínimo.

  • Mantener la temperatura entre 3 y 5°C, el congelador entre -17 y -15°C.
  • Abrir la puerta lo menos posible yno por mucho tiempo para conservar la energía.
  • No colocar la heladera cera de una fuente de calor.

Además hoy en día contas con opciones que se preocupan por el cuidado del ambiente, como las heladeras eco-friendly de Whirpool.

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” (Eduardo Galeano) Podés empezar a aportar tu granito de arena con las acciones que estén en tus manos y entre todos contribuir a preservar nuestro medio ambiente.